Raquel Sans

Home / Raquel Sans

Socials

El arte siempre estuvo presente en mi vida.
Mi madre, pintora autodidacta, desarrollaba su talento en diversas vertientes como pinturas realistas al óleo o acuarela hasta llegar a lo abstracto con espátula.
Mi hermano mayor, diseñador gráfico de profesión, a temprana edad empezó a experimentar el dibujo realista a lápiz con extraordinaria facilidad.
A lo largo de mi infancia, mediante juegos en familia, ambos compartían conmigo su mayor pasión.
Sin embargo, hasta hace pocos años, no decidí adentrarme en el arte de manera más personal.
En un impasse vital de crecimiento personal, vi en la pintura una manera de explicar qué ha pasado en mi vida y cómo canalizarlo y expresarlo acercándome así al bienestar emocional que busco.
En 2017 tomo mis primeras clases de dibujo. Empecé con el carboncillo, el cual me permitía llegar a un entendimiento de mi vida y de qué manera me enfrento a ella.
Siguiendo indicaciones guiadas de mi madre, pronto me lanzo con el color y lo conceptual. La ausencia de excelencia me proporciona una forma más libre de expresión y evolución.
El arte no solo me ha servido como herramienta para la gestión de mis emociones, sino que además, se ha convertido ahora en mi pasión, una pasión que sigo trabajando y dónde estoy en constante búsqueda de mi propia voz y de mi propio estilo.